Las Salinas de San Juan.


Hoy voy a cambiar el tipo de entrada en este blog.

Saelices de la Sal: un pueblo de la provincia de Guadalajara, hundido en un valle dominado por dos elevados y rocosos cerros.
Tiene unas salinas que se sitúan en el valle del Arroyo de la Vega, formando un conjunto de inmuebles compuesto por un almacén de sal, una pequeña ermita y dos explotaciones salineras con sus respectivos pozos, canalizaciones, balsas, vallados y canales perimetrales de drenaje.

Los primeros documentos relativos a la extracción de sal en Saelices de la Sal se remontan a 1203. Hasta la transición entre la Edad Media y la Edad Moderna, la propiedad de las salinas recayó en distintos señores bajo el control del rey de Castilla.



En el siglo XVIII recibieron el impulso de la monarquía ilustrada, y el aspecto actual de las instalaciones se atribuye cuando Carlos III las mandó reconstruir. Se arreglaron completamente los caminos, los recocederos, las acequias, los edificios de almacenamiento, suponiendo un aporte económico a la zona muy importante.
Interior del Almacen de sal.
Puerta del almacen donde se guarda la sal













En 1872 las salinas fueron adquiridas al Estado por un particular que inició su explotación privada. Pero tras la Guerra Civil española, periodo en que tuvieron las salinas daños notables, se pusieron de nuevo en funcionamiento, sustituyéndose las norias por motores, primero movidos por combustible y más tarde mediante energía eléctrica. Pero su explotación duró, como mucho, hasta comienzos de los años 1970 en lo que a la elaboración de sal se refiere y hasta 1981 en lo que atañe al aprovechamiento del agua salada, que se vendía para diferentes actividades industriales.

En Guadalajara capital todavía existe, para cruzar el arroyo del Alamín una vez pasado el Henares, un puentecillo al que llaman “La Puentecilla Salinera”, y que permitía seguir el Camino Salinero que pasaba por la parte baja de las Aguas Vivas, hoy zona en plena expansión urbanística. Era el inicio de un largo trayecto hasta estas salinas de Saelices y otras localidades como las de Imón, que también dieron nombre en Cifuentes, por donde había que pasar, a una de las puertas de su muralla medieval: “La Puerta Salinera”. 
Puertecilla Salinera de Cifuentes.
Como he comentado antes, el trabajo de las salinas desapareció en la década de los años 80 del siglo XX y en el año 2007 es declarado Bien de Interés Cultural.

Ahora son propiedad de la "Fundación Naturaleza y Desarrollo”, creada expresamente para recuperarlas, explotarlas y darlas a conocer. 

La falta de uso estaba provocando su deterioro, de manera que con el fondo de la Fundación Biodiversidad y el Ministerio de Cultura y por medio de la Diputación, ha permitido también la conservación de este enclave. De hecho, gracias al convenio entre la Diputación de Guadalajara y el Ayuntamiento de Saelices de la Sal se dará empleo a tres personas y con posibilidad de ampliar la plantilla.

Desde el punto de vista medioambiental, la flora salina es objeto de investigación para el CSIC y destaca la presencia de dos especies: Riella helycophylla y riella cosoniana. 
Riella cosoniana       y        riella helycophylla.
Las Riellas son briófitos acuáticos (una especie de musguitos acuáticos que se incluyen dentro del grupo de las Hepáticas) muy pequeños, de 0,5-3,5 cm, que crecen sumergidos o en zonas encharcadas, en aguas muy someras, limpias y bien iluminadas, tanto salinas como dulces. No toleran la contaminación del agua y por eso empiezan a escasear

Pues bien, para dar a conocer este espacio, el Ayuntamiento de Saelices de la Sal, junto con FUNADER, y la colaboración de la Diputación Provincial de Guadalajara y la no menos importante colaboración de los lugareños, ha organizado esta “I Jornada Blanca”. Este día de fiesta ha girado en torno al producto que ha dado sentido durante siglos a este municipio: la Sal.
Tarros de flor de sal, cogido manualmente y que se vende al público.
Durante toda la semana los mas jóvenes, guiados por adultos, estuvieron haciendo talleres de guirnaldas y velas. Se decoraron las calles, ventanas y algunos balcones que tiene la localidad.

Se decoró con tejidos y detalles blancos, como inspiración de la sal, y se utilizó girasoles por los campos tan preciosos que en este momento hay por los alrededor

La jornada comenzó con unas tapas cocinadas por las mujeres de la localidad, recetas donde la Sal, como en todo, fue la protagonista. 

Después se hizo una comida popular, por la tarde una conferencia sobre el estudio arqueológico de las salinas, por Adolfo Guillen y por la noche la Pete Wilson Blues Band, nos dio las mejores notas de blues para cerrar la jornada.
Horno del pueblo, restaurado y para uso popular. 
Lugar donde se hizo la conferencia.
Pero durante todo el día lo mas importante, fue el vaivén de gente para hacer visitas guiadas a las salinas, donde se les daba un saquito de "salario", especialemente a los pequeños que tenían visitas especiales para ellos. Pasear y disfrutar del buen tiempo y ver la exposición de cuadros de Rafael Morales Cachaldora, que se instaló en la Ermita de la Salina.

Ermita, lugar donde tuvo su espacio los cuadros de Cachaldora
Las salinas De San Juan de Saelices de la Sal vuelven a recuperar su actividad tras más de 30 años de 'parón'. Espero que esta pequeña muestra os anime a visitarlas y darlas a conocer. Aquí os enteraréis de cómo hacerlo.

Visítalas!!!

AGRADECIMIENTOS: A Mar Morales y Milagros Lafuente, por proporcionarme tantas fotos. A Charo Sotoca por revisarme y corregirme la información. Gracias chicas!!

Transformar un espejo de Ikea.

Una casa sin un espejo donde mirarte de pies a cabeza, es como un jardín sin flores.
Tras un año pensando donde y como poner un espejo de cuerpo entero. que tuviera mi estilo (nada de modernidades), que pudiera ponerlo en una habitación y que fuese económico. Se me ocurrió la brillante idea de hackear un espejo de Ikea.
Compré varios detalles de resina en Creando , pero terminé optando por este lazo. Me parecía mas sencillo dentro del toque barroco que quería poner.

Lijé una pizca el marco, para que se pudiera adherir mejor la pintura a la tiza que utilicé. Después lo limpié bien con alcohol de hogar, tanto el marco del espejo como el lazo. Protejí el espejo con cinta de carrocero, alrededor del marco y pegué el lazo con una pistola de silicona dura.
A continuación y con paciencia, le di dos manos de pintura a la tiza, con brocha, para que se notasen los trazos y quedase mas artesanal.
Lamento no haber hecho fotos de todo el proceso. Pero aquí tenéis el resultado final!!
Espero que os haya gustado.
Os espero en la próxima propuesta.
Besos.





Errores en una fiesta en casa.

Este sábado pasado, organizé una fiesta en casa.

El tipo de fiestas que me gustan de buffet, con apenas sillas y que la gente vaya y venga, se sirva lo que quiera y sobre todo, se divierta.

Pero cometí errores y me gustaría contarlos para que vosotros no los cometáis y para asegurarme que yo misma no volveré a caer en ello.


La terraza estaba preciosa, con plantas, banderines, una mesa grande con la comida y que se podía acceder a ella por cualquier lado.  Dos mesas con sillas para sentarse. Y la estrella, un carro con la bebida.
Mis invitados eran de todo tipo: niños, padres y abuelos. Ello significa que cada uno tiene unas necesidades y preferencias diferentes, algo que yo no tuve en cuenta.

Los niños inmediatamente se sientan en una mesa, deboran (eso no significa que coman) lo que haya y se largan a correr. Las personas mayores, se acomodan en una mesa y "aquí me las den todas".

Como dije antes, tenia dos mesas con sillas. Mesas vacias de comida y bebida, solo decoradas para que la gente, cogiera lo que quisiera en un plato y se sentase. ERROOOOORRR!

Para empezar, hay que preparar una mesa de niños, con o sin sillas, con comida para ellos y en un lugar donde pueda salir a correr sin molestar. Que no esté en medio de la fiesta.

Y por otro lado, si hay personas mayores, prepararles una mesa con sillas Y COMIDA. Ponerles bandejas como en el buffet tipo picoteo, con champaneras con la bebida en hielos. Vamos, una mesa bien puesta para no tener que moverse nadie de los que en ella se sienten.

Esto es debido a que los mayores se levantan, van al buffet cogen las bandejas y se las llevan a su mesa y al final todos estamos alrededor de la mesa de abuelos, intentando comer lo que nos dejen.

Espero que os sirva para tenerlo en cuenta en vuestros eventos. 
Besos y recordad preguntar o sugerirme cosas. Me encantará responderos.

Comunión en Shabby Chic.

Me gustaría mostraros todo el trabajo que entre mi amigo José Manuel y yo, hemos hecho con mucho estress y sobre todo mucho amor para la comunión de mi sobrina pequeña, Jimena.

En esta ocasión poco mas os puedo contar que no sepáis los seguidores de este blog. Mucha inspiración y word. Nada nuevo.
 

 
Lo primero en un evento es hacer las invitaciones, por varios motivos: para entregarlas un par de meses antes y los invitados se preparen y para que nos sirva de referencia para todos los demás detalles de la celebración.

 

Como recordatorio hice estos marcapáginas que se dejaron junto a la minuta de la comida, así cada invitado pudo tener la suya y entretenerse en pensar sobre las citas que puse en la parte trasera.

 

 Los regalos que se dieron fué algo complicado ya que teníamos tantas ideas, que no encajaban por edades y tuvimos que hacer varios:

 
A las adolescentes y mujeres jóvenes, se les dio unas pulseras de la suerte que hizo Jose Manuel, con una pequeña explicación según los colores.

 

A las mujeres de mas edad, se les dio tres tarritos de mermelada casera, con una tarjeta donde ponían los ingredientes y quien lo había hecho (José Manuel, como no!).
Esta botellita llena de aguardiente de Morillejo (Trillo-Guadalajara) y etiquetada acorde con todo lo demás y dentro de esa bolsita de kraft, se les dió a los hombres.

Y a los niños, chuches a mogollón: una tarta de chuches como centro de mesa y un super vaso lleno de mas chuches. (lo siento, no tengo archivo fotográfico).

Espero que os haya gustado.

Regalo dulce hecho con amor.

Si eres un/a cocinillas y se te dan bien las conservas , puedes tener una bonita despensa con botes etiquetados. Y de paso hacer regalos con mucho amor.
Como el que nos hizo nuestro amigo José Manuel Morales!!!
Me pidió unas etiquetas, se las hice y él puso todo lo demás.

INGREDIENTES:
Tarros de cristal. En el mercado hay miles de modelos y tamaños, los mas económicos y sencillos son los de cristal con tapa metalizada. 
También puedes reciclar los de las conservas que compras. 

Por otro lado las etiquetas. Solo hay que manejar un poquito Word de Microsoft, inspirarte y llevar a la práctica las ideas. 
Imprímelo en papel adhesivo, puedes encontrarlo en Material Escolar, yo utilizo tamaño A4 así imprimo cualquier medida y luego corto con la guillotina, o viceversa..
 
Y por supuesto un dominio culinario y una variedad amplia de recetas. 

 Mirad que bonito detalle como regalo para cualquier ocasión. Además, puedes tenerlo preparado con antelacion (no mas de un año) ya que la mermelada bien envasada dura mucho tiempo y en cualquier momento es un buen recurso para obsequiar a personas queridas y endulzarles la vida.

 Espero que os haya gustado.
Besos a tod@s.